Inicio  
  
  
   Aprende a decir "no"
Buscar

Servicios
  • Listas de boda
Aprender a quererse
Commentar

Aprende a decir "no"

¿Te cuesta decir no y terminas involucrada en situaciones que hubieras preferido evitar? ¡Entonces, es hora de que aprendas a revelarte!

Aprende a decir
© Thinkstock

Tu jefe te pide que te quedes un rato más en la oficina, tu hijo quiere salir por tercera vez esta semana, tu hermano necesita que le dejes 500 euros… ¿No estás de acuerdo? ¡Díselo! A menudo cedemos a las presiones ajenas por miedo a las consecuencias que puede desencadenar una negativa de nuestra parte.

“Expresar nuestro desacuerdo nos obliga a ser activos, a cuestionar el orden establecido”, explica Marie Haddou, psicóloga clínica. “Decir no es aceptar tener que dar una explicación, negociar con el otro. Y es, también, exponernos a las críticas y al enfado de nuestro interlocutor. Este temor a ser juzgados refuerza el estado de dependencia en el que nos encontramos de cara a los demás. Y sin embargo, aprender a negarnos es indispensable para reafirmar nuestra personalidad y ser nosotros mismos…”.

Te damos seis consejos para que aprendas a “negarte”

1- No te culpabilices

Para tratar de sacarte un “sí”, las personas que te pidan algo (un familiar, un amigo, un colega) intentarán culpabilizarte, pero no debes dejarte influenciar por ellos: tu negativa no tiene por qué ser cuestionada. No cedas al chantaje, y menos al afectivo.

2- No te precipites

Tómate el tiempo que necesites para reflexionar sobre los pros y los contra de tu decisión, incluso –o sobre todo– si sientes que te presionan para que des rápidamente tu beneplácito. No dudes en pedir una prórroga para pensar.

3- Prepárate

Negarse es siempre un motivo de ansiedad, pero es importante aprender a controlarla, tomando conciencia de los pensamientos negativos automáticos que genera tu deseo de decir no. Reemplaza tus monólogos internos (“todo recae en mi”, “si digo no quedaré como una antipática”) por ideas realistas (“tengo derecho de expresar mis opiniones”). Puedes ayudarte de fórmulas: “lo siento de verdad pero mi respuesta es no” o "perdón, pero prefiero abstenerme".

4- Sé táctica

Para evitar agredir a tu interlocutor, es preferible usar “yo” (“no puedo dejarte dinero”) en lugar de “tú” (“nunca tienes un céntimo”). Adopta técnicas conocidas por los psicólogos, por ejemplo la del “disco rayado”, que consiste en repetir una opinión una y otra vez, hasta que el interlocutor la comprenda. Otra consiste en aparentar comprender las críticas pero sin por ello abandonar la propia posición (“sé que no es muy amable de mi parte pero no puedo ayudarte este fin de semana”). Estas dos actitudes, muy desalentadoras para el que demanda, deberían disuadirle rápidamente de sus intenciones.

5- Busca soluciones alternativas

El método del “no, pero…” te permite esquivar la dificultad. Si tu hermano te pide dinero puedes responderle: “Entiendo tus problemas financieros pero ahora no puedo ayudarte. ¿Por qué no le pides un adelanto a tu jefe?”.  Y a tu padres puedes explicarles: “Sé que contabais con nosotros en Navidad pero teníamos previsto ir a la montaña. Sin embargo, podemos vernos la primera semana de enero…”. De este modo, demuestras haber pensado en la demanda de tu interlocutor, que, además, no podrá acusarte de desinterés.

6- No te niegues a algo sólo para contradecir, por nervios o porque ya has aprendido la lección

Evita que tus negativas sean torpes o agresivas. Para favorecer los intercambios auténticos, el “no” debe utilizarse en el momento oportuno. Las contradicciones, los acuerdos y los desacuerdos permiten la comunicación, el intercambio. Saber decir “no” permite saber decir “sí”.

I. Delaleu

Publicado el 30/12/2010Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Es el hombre de mi vida?

Test Pareja

¿Es el hombre de mi vida?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal