Inicio  
  
  
   Natación: un deporte sin contraindicaciones
Buscar

Natación
Servicios
  • Listas de boda
Natación
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Natación: un deporte sin contraindicaciones

Entrevista con el Doctor Jean-Pierre Cervetti, médico federal nacional de la Federación Francesa de Natación.

¿Cuáles son las contraindicaciones de la práctica de la natación?

Natación: un deporte sin contraindicaciones
© Jupiter

Doctor Cervetti: Las principales contraindicaciones, en lo que se refiere a competición, son las patologías que afectan a las principales funciones del organismo, como las cardiopatías, neumopatías, nefropatías y neuropatías. Son las mismas que las de otros deportes.

En lo relativo a la natación por placer, existen pocas contraindicaciones absolutas a excepción de las que puedan producir el ahogamiento debido a una pérdida del conocimiento (enfermedad cardiaca, diabetes no regulada, epilepsia no controlada…). También existen contraindicaciones relativas, es decir, limitadas al tiempo de curación, como infecciones broncopulmonares, infecciones de la esfera ORL (sinusitis, rinofaringitis, otitis, etc.), heridas cutáneas, determinadas enfermedades cutáneas (eccema en fase supurante…), alergias al bromo o al cloro.

¿Cuáles son los beneficios para la salud asociados a la natación?

Doctor Cervetti: La natación es un deporte predominantemente aeróbico y que, por tanto, solicita de forma relativamente “suave” los aparatos cardiovascular y pulmonar. En el caso de los asmáticos, es una práctica muy aconsejada (saturación en vapor de agua sobre el agua y aumento de la capacidad pulmonar por la solicitación de músculos respiratorios responsables del desarrollo de la caja torácica).

Debido al principio de Arquímedes, la natación se practica en estado de casi ingravidez, por lo que el esqueleto y las articulaciones se descargan del peso del cuerpo. Por consiguiente, pueden practicarlo personas con problemas de espalda o problemas articulares. Además, la natación a menudo se utiliza como rehabilitación para los deportes terrestres, en caso de lesiones de los miembros superiores o inferiores. Por último, también se utiliza como actividad descontracturante tras la práctica del atletismo o un deporte colectivo.

¿Cuáles son los traumatismos más frecuentes?

Doctor Cervetti: Los problemas más frecuentes son los microtraumatismos en el hombro. A menudo están asociados a un problema técnico. En competición, los nadadores utilizan mucho el hombro. Unos malos estiramientos, antes o después de nadar, favorecen el desarrollo de una inestabilidad y pueden, a largo plazo, desencadenar afecciones articulares o de los tendones: se trata de una patología por desgaste. La braza y la mariposa pueden desencadenar problemas en la unión dorsolumbar. La braza también puede desencadenar tendinitis en los músculos que rodean la rodilla, ya que el impulso que se realiza con las piernas es antifisiológico. Este problema también lo encontramos en la natación sincronizada o en el waterpolo, debido al contrapedal. Los abductores también pueden verse afectados. Por último, pueden darse problemas otorrinolaringológicos, como por ejemplo las otitis externas.  

¿Cuáles son los límites de edad para practicar la natación?

Doctor Cervetti: No existen límites de edad, incluso existen los “bebés nadadores”. De hecho, la edad ideal para aprender a nadar se sitúa entre los 6 y 7 años. Antes, básicamente aprendemos a flotar. Desde el momento en el que aprenden a nadar, los niños pueden empezar a competir. Y ya no existe mayor límite de edad. Por el contrario, en el caso de las personas mayores, la natación es el deporte que se les aconseja ya que preserva las articulaciones y puede adaptarse al ritmo de cada uno.

¿Qué material se recomienda?

Doctor Cervetti: Llevar gorro resulta muy importante tanto como medida de higiene como para proteger los cabellos. Las gafas están claramente aconsejadas, especialmente en las piscinas públicas, donde el agua contiene mucho cloro. Con ellas se evitan las irritaciones de los ojos y, por tanto, las microlesiones de la córnea inducidas por el cloro. Las personas que padecen problemas en las orejas pueden utilizar tapones especialmente adaptados. Y cada práctica también posee equipos específicos: pinzas para la nariz en la natación sincronizada o el gorro con protección para las orejas en el waterpolo.

Llevar sandalias depende de la piscina: si se respetan las normas de higiene (duchas, pediluvios…), las posibilidades de contagiarse de micosis o verrugas son limitadas, ya que no existe nada más limpio que una piscina.

Comentar
12/02/2010

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Es el hombre de mi vida?

Test Pareja

¿Es el hombre de mi vida?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal