Inicio  
  
  
   Consejos para un vientre plano
Buscar

Servicios
  • Listas de boda
Fitness
Commentar

Un vientre plano sin esfuerzo

Si tu tripita no es consecuencia de un aumento de peso, entonces puede que sea resultado de una mala alimentación, de un problema digestivo o, simplemente, de un estilo de vida inadecuado. A continuación, te damos 10 consejos para que recobres la silueta.

1. Permanezco erguida

Consejos para un vientre plano
© Thinkstock

“Ponte recta”, te decía tu madre… Hoy, esta frase tiene más sentido que nunca ya que enderezar la espalda y meter la tripa son gestos que ayudan a mejor la silueta.

La pelvis de la mujer tiene tendencia a irse hacia adelante, haciendo que el vientre salga. De manera que controlar la postura es fundamental: tu aspecto mejorará y la espalda y la columna vertebral se verán aliviadas.

2. Hago el «dolmen»

Se trata de un ejercicio muy simple que te enseñará a recolocar el vientre.

Ponte a cuatro patas metiendo la tripa y manteniendo la espalda y el cuello rectos. Relaja la tripa y después métela. Contráela al espirar, cuenta hasta siete y luego relaja. Este ejercicio te permitirá adquirir el reflejo de meter la tripa al tiempo que trabajarás los músculos transversos.

El “dolmen” no debe hacerte daño. Al comienzo no hagas más de dos o tres repeticiones seguidas.

3. Trabajo los abdominales en la oficina

Se trata de movimientos discretos que puedes realizar cotidianamente para reducir tripa. Los ejercicios hechos de manera repetida varias veces al día son más eficaces que una sola sesión de gimnasia a la semana.

Cuando estés sentada en tu mesa, toma apoyo en los apoyabrazos, pega la espalda al respaldo y sube las rodillas al mismo tiempo. Cuenta hasta siete y descansa. Repite el movimiento varias veces.

4. Trabajo los abdominales en el metro o el autobús

¡Qué mejor que aprovechar este tiempo muerto para ejercitarte! Si viajas de pie, levanta la pierna a unos centímetros del suelo y mantén la postura mientras contraes los abdominales. Levanta la pierna un poco más y mueve el pie como queriendo dibujar círculos pequeños. Sentirás que los abdominales trabajan.

5. Meto la tripa cuando camino

Meter la tripa basta para trabajar los abdominales. De manera que aprovecha tus paseos para contraerlos y tonificarlos. Con el tiempo caminar con la tripa metida se convertirá en un reflejo.

6. Hago abdominales

Hacer abdominales es lo más eficaz para tonificar los músculos transversos. Sin embargo, al efectuarlos es importante que cuides la posición de la espalda, que debe estar bien apoyada contra el suelo. Dobla las rodillas y pon las manos detrás de la cabeza; después, levanta el pecho como queriendo sentarte. Repite el movimiento 40 veces, inspirando cuando apoyes la cabeza en el suelo y espirando cuando hagas el esfuerzo. Cesa el ejercicio si sientes dolor o molestia en la espalda.

7.Estimulo los músculos

Puedes invertir en una máquina de estimulación muscular, que, aunque no hace milagros, ayuda a tonificar el cinturón abdominal. ¿Cómo funciona? La llamada electroestimulación provoca contracciones que duran entre uno y cinco segundos, según la intensidad a la que se utilice el aparato. Si se usa adecuadamente, siguiendo los consejos de un profesional, conseguirás que la piel luzca más tonificada.

8.Hago la bicicleta

Acuérdate de lo mucho que “sufrías” en clase de gimnasia cuando el profesor te hacía hacer este ejercicio. Es normal, porque el movimiento de pedaleo hace trabajar los abdominales como ningún otro. Es muy eficaz, sobre todo si se respira correctamente.

Acostada de espaldas y con las manos detrás de la cabeza, mueve las piernas como si estuvieras pedaleando en el aire. Haz al menos 20 repeticiones, menos no sirve de nada. Y si duele, no te asustes. Cuando de los abdominales se trata, ¡los ejercicios más dolorosos son los más eficaces!

9. Salto a la comba

Este juego de la infancia es muy eficaz cuando se practica como deporte porque trabaja el conjunto de la musculatura (las piernas, los antebrazos, etc.), y además mejora la respiración. La mejor manera de saltar es con los pies juntos y las rodillas ligeramente flexionadas, y siempre dando saltos pequeños. Lo ideal es efectuar 60 o 70 de éstos por minuto. Ponte un buen par de zapatillas para amortizar el impacto y hazte de una cuerda a tu medida. Coge cada uno de sus extremos, ponlos a la altura de las cadera y verifica que toque ligeramente el suelo. Después de saltar estira debidamente para evitar las agujetas.

10. Practico deportes de resistencia

Además de todo lo dicho anteriormente, para mantener el vientre plano debes practicar un deporte de resistencia, por ejemplo montar en bicicleta o nadar. Este tipo de ejercicios ayudan a movilizar las reservas tanto de azúcar como de grasa y aumentan el índice de hormonas responsables de la quema de grasas.

Recuerda que cuanto más músculo tengas, más calorías quemas y más adelgazas. Idealmente, debes practicar al menos 30 minutos de algún deporte cada día. Pero una buena caminata apretando los abdominales ya es un comienzo.

Con estos diez consejos sencillos conseguirás el vientre que deseas en un abrir y cerrar de ojos.

J. Xavier

Publicado el 06/06/2011Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Bienestar

El test destacado

¿Es el hombre de mi vida?

Test Pareja

¿Es el hombre de mi vida?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal