Inicio  
  
  
   Fitness acuático para embarazadas
Buscar

Servicios
  • Listas de boda
Ejercicio físico para todos
Commentar

Fitness acuático para embarazadas

Durante el embarazo el organismo de la mujer experimenta diversas modificaciones que afectan a los sistemas circulatorio y respiratorio, a los aparatos urinario y digestivo, al metabolismo, y a la forma y postura del propio cuerpo.

Fitness acuático para embarazadas
© Jupiter

Los objetivos del programa acuático para embarazadas, habitualmente denominado matronatación, son ayudar a la mujer a superar, en la medida de lo posible, las molestias físicas inherentes a la gestación y complementar las actividades físicas orientadas a la preparación para el parto.
Está demostrado que la actividad física moderada durante el embarazo es beneficiosa.
Además, el hecho de realizarla en el medio acuático comporta una serie de ventajas.
En primer lugar, la flotación reduce ostensiblemente la sensación de carga y las piernas no están obligadas a soportar todo el tiempo el peso del cuerpo.
Precisamente esta reducción del peso permite realizar los movimientos con una mayor amplitud, lo que favorece la movilidad de las articulaciones y la tonificación de los músculos.
La ayuda del agua es cada vez mayor a medida que aumenta el peso en los últimos meses de embarazo. Por otro lado, estas actividades se llevan a cabo en agua a una temperatura bastante alta, lo que facilita la circulación sanguínea, en especial el retorno venoso.
Hacerlo en agua fría sería contraproducente porque la reacción del organismo al frío es la contracción.
En contra de lo que podría creerse, la actividad física moderada no aumenta el riesgo de aborto durante los tres primeros meses del embarazo.
En cualquier caso, antes de comenzar con un plan de ejercicios, la mujer, sea deportista o sedentaria, deberá consultar al médico y contar con su autorización.
Asimismo, el momento de interrumpir el ejercicio dependerá de su estado físico y del criterio de su ginecólogo.
En términos generales, la actividad deportiva de la mujer embarazada depende de las
condiciones previas de cada caso, y en concreto del nivel de condición física y del tipo de actividad que había llevado a cabo hasta entonces.
De hecho, se recomienda seguir con la actividad habitual, aunque modificando la intensidad y la duración.
El tipo de ejercicio que se realiza en los cursos de matronatación se adecua a cada período de la gestación. Así, al inicio, el trabajo predominante es la potenciación muscular. En cambio, cuando la mujer se encuentra cerca del parto incide más en los ejercicios respiratorios y de relajación.
El objetivo de estos cursos no es que la alumna aprenda a nadar. La gestación no es una etapa de la vida recomendable para hacerlo, porque en muchas personas este aprendizaje suele comportar momentos de más o menos ansiedad. Por esta razón, las mujeres con un nivel muy bajo de natación realizan los ejercicios exclusivamente en piscinas o zonas de la piscina poco profundas, mientras que quienes saben nadar tienen la posibilidad de ampliar el repertorio de ejercicios trabajando en aguas profundas.
La labor del monitor que dirige la sesión es muy personalizada; por un lado porque difícilmente se puede dar la coincidencia de que todas las alumnas se encuentren en el mismo período de gestación y, por otro, porque habrá mujeres con problemas circulatorios, otras con problemas lumbares, ciática, varices, etc. Además, la ejecución correcta de los ejercicios y la coordinación del gesto con la respiración son aspectos fundamentales para evitar molestias y, en general, para el cumplimiento de los objetivos; de ahí que sea tan importante la atención individual. Y es por esta razón que se trabaja en grupos reducidos. Las clases duran entre 30 y 45 minutos, y tienen una frecuencia de dos o tres sesiones semanales.

Publicado el 12/02/2010Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Es el hombre de mi vida?

Test Pareja

¿Es el hombre de mi vida?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal